azfutbol - ISLANDIA, DONDE VIVEN LOS SUEÑOS

elblog

marketing digitalapps para android

ISLANDIA, DONDE VIVEN LOS SUEÑOS

Escrito por Kike Caba. Publicado en Leiknir 2015.

29-6-2016. Portada 907c3

29-6-2016. Arsen 14444

29-6-2016. Calent 96e80

ISLANDIA, DONDE VIVEN LOS SUEÑOS

Islandia, donde la noche en invierno es eterna y tan solo se aclara con el blanco de la espesa nieve reflejando la luz de la luna; donde el verano no conoce la oscuridad de la noche y donde las calles permanecen desiertas noche y día ya sea verano o invierno, sólo viéndose alteradas por algún grupo de niños que juegan en la multitud de parques, jardines o instalaciones deportivas que aquí aparecen por doquier.

En Islandia el fútbol no es como en España, es completamente amateur. Se puede ver llegar a un futbolista al entrenamiento vestido con sus ropas de trabajo tras salir de su jornada laboral diaria, a jugadores internacionales en las escalas inferiores de su Selección nacional trabajando en labores de mantenimiento en las instalaciones de su club de una manera humilde y a familias enteras ayudando y trabajando de manera totalmente altruista para su club, para que a sus niños no les falte de nada y sueñen jugando con algún día llegar a ser profesionales.

Aquí no existe la prepotencia. No se ven a niños con doce años con representantes, ni fichajes de niños por los grandes clubs haciéndolos trasladarse de una ciudad a otra para entrenar o jugar, aquí cada uno juega donde le ha tocado nacer y de esa manera va subiendo escalones hasta una edad prudencialmente correcta para desplazarse de ciudad. Aquí los niños son eso, niños, no adultos en miniatura queriendo ser profesional desde pequeños. Aquí se juega, se salta, se ríe y se corre todo el tiempo que se puede, antes y después del entrenamiento y no se escudan en lesiones vistas en la tele o en insignificantes molestias copiadas de las estrellas de los grandes clubs.

Tampoco se ven manifestaciones en favor del fútbol ni esa locura colectiva que hace pensar solo en el fútbol y no dar la cara ni mojarse por asuntos más importantes como lo son el futuro de un país, por eso si se mojan, y mucho.

No son, sin embargo, amateurs en cuanto a instalaciones, medios e ilusión. Aquí en eso nos ganan por goleada estos modestos clubs de cortos nombres, casi siempre iniciales. Para ellos, el que unas buenas instalaciones permanezcan abiertas durante trece o catorce horas diarias, incluidos Sábados y Domingos, no es ningún tipo de problema, incluso hemos llegado a tener sesiones de entrenamiento en invierno los domingos a las ocho de la tarde, con lo que las instalaciones deportivas se aprovechan sobre manera.

Es muy usual el ver a niños con un balón bajo el brazo, acercarse hasta el club y jugar libre en el campo, o es más, pedir un balón al conserje para jugar y éste se lo ofrece con una sonrisa sin ningún tipo de problema, nunca hay un no por respuesta. Los campos permanecen abiertos, sin llaves que los cierren y los balones quedan en el campo tras el juego de los niños, aquí nadie coge o que no es suyo.

Es esa misma sencillez, humildad y frescura la que ahora les lleva a soñar, la que ahora lleva en volandas a su humilde Selección Nacional, la que no despierta pasión por el preciosismo de su juego ni por sus reconocidas estrellas, pero si por su efectividad, sencillez, humildad, pasión y unión con su afición, esa afición que sale del campo igual que entró, sea cual fuere el resultado, ganen o pierdan, con la misma sonrisa e ilusión de cuando entraron, con la misma deportividad y la misma alegría de haber disfrutado de ver el juego de su equipo, y eso... eso si es Fair play, eso si es un sueño cumplido.

Por eso creo que es una acertada forma de trabajar la de nuestros amigos islandeses y me siento orgulloso de poder ser partícipe de sus proyectos en este mi club, el Leiknir de Reikjavilk, desde el que estoy viviendo muy de cerca toda la alegría e ilusión de los sueños cumplidos de este bonito país.

Kike Caba

29 de Junio de 2016

Pin It