azfutbol - Día a Día en el F.C. Heerenveen
marketing digitalapps para android

Día a Día en el F.C. Heerenveen

CHAPTER 77. SEVENTY SIX DAYS IN FRISLAND. 1 MAY 2015

Escrito por Kike Caba.

1-5-2015. AZ FÚTBOL 9bd88foto: Blauw Wit´34

CHAPTER 77. SEVENTY SIX DAYS IN FRISLAND. 1 MAY 2015

Y llega Mayo, el mes de las flores, el mes de las madres, del fin del frío y del final de las competiciones, el mes de mi regreso y también el de las despedidas...

Hoy vuelvo a ir a Heerenveen como cada Viernes con Emiel. Viajamos en su coche escuchando música holandesa, música que le pone a veces un punto nostálgico a mi estancia en Holanda y que también me sube el ánimo en los no tan buenos momentos. Charlamos sobre nuestras cosas mientras la oímos de fondo durante todo el camino.

Hoy al llegar a Heerenveen tengo un rato libre mientras él se reúne con los técnicos en el Abe Lenstra Stadiun, así que paseo por la pequeña ciudad de los granjeros. A las dos vuelvo al Abe Lenstra para dirigirnos hacia el entrenamiento del equipo Sub-19, que comienza a las tres. Un poco antes, a las tres menos cuarto, lo hace también el Sub-17.

Café junto a los técnicos en la sala de reuniones, eso se hace ya imprescindible, y charla táctica con los jugadores visionando las jugadas preparadas minuciosamente por Emiel para el entrenador. Se discuten los errores cometidos y se perfilan los mismos para que no se vuelvan a cometer. Veinte minutos de sesión de vídeo y bajamos al entrenamiento todos juntos.

Calentamiento, pases por parejas y ejercicio de posesión de balón, para finalizar con lanzamiento de córners y faltas es todo lo que hoy necesita el equipo para estar preparado para el partido. Una hora de entrenamiento más los veinte minutos de sesión de vídeo es el trabajo de hoy de estos chavales que sueñan con ser profesionales del balompié.

Vuelta al coche para regresar a Leeuwarden. Hoy tengo de nuevo sesión con los porteros de la Academia Panenka Johan y Sybren. Johan, de tan sólo diez años recién cumplidos en Enero, es casi tan alto como yo y Sybren tiene dieciséis. Dos buenos porteros, dos porteros de futuro que trabajan de maravilla y me hacen la sesión corta, muy corta. Hoy trabajamos bajo palos, pases con el pie, ya que aquí es muy importante la participación del portero en el juego del equipo, con el que se apoyan los defensas una y otra vez.

Termina la sesión y hoy tenemos foto oficial de la Academia Panenka. Todo un orgullo el pertenecer a ella esta temporada y allí me veo, en la foto junto a mis porteros, junto a mis amigos, a los que recordaré y echaré de menos cuando dentro de pocos días regrese a casa...

Kike Caba

1 de Mayo de 2015

CHAPTER 76. SEVENTY FIVE DAYS IN LEEUWARDEN. 30 APRIL 2015

Escrito por Kike Caba.

30-4-2015. AZ FÚTBOL c4b41foto: Kike Caba

CHAPTER 76. SEVENTY FIVE DAYS IN LEEUWARDEN. 30 APRIL 2015

Los días van pasando y la vida sigue igual. Hoy continúo con mis paseos en bici para despejar esta mente que se aferra a soñar, manteniendo una ilusión que no termina de despegar. Nuevas decepciones que hacen a uno plantearse si ha elegido el camino correcto... Siempre digo: es la última vez que lo intento, la última vez que me ofrezco para todo, la última vez que digo lo que quiero esperando a que alguien me escuche... y vuelvo a intentarlo una y otra vez...

Mañana de bici y fresas. Durante más de tres horas, paseo en bici por la bonita Leeuwarden. Ya he repetido en muchas ocasiones que esta ciudad me ha enamorado. Por sus casas, por sus calles, por sus canales, por el verde de sus prados y jardines y el azul nublado de su cielo, por sus gentes, porque en ella sueño.

Terminando la mañana, huele a fresas. Aparto la mirada por una vez de mi camino y allí están, mirándome, recordándome a Andalucía, al rojo de la sangre, de la pasión con que hago las cosas, al verde de la esperanza que nunca pierdo aunque a veces dude si de verdad merece la pena... y sin embargo aquí sigo de pie, con mis sueños metidos en una bolsa que tiro sobre mi espalda, con la idea de sacarlos un día y gritar a los cuatro vientos que son míos, sólo míos.

Fresas que reparto por el camino. Dos mujeres mayores se cruzan caminando con sus bicis conmigo y las miran. ¿Quieren ustedes?, les pregunto. Sólo una, gracias. Para usted, señora. Lo mío es siempre de los demás.

Cansado pero con ilusiones recargadas con los bellos paisajes de Leeuwarden, ruedo de vuelta a casa para prepararme para la sesión de esta tarde de nuevo con mi equipo. Comenzamos a las siete y media y el Míster me ha citado una hora antes, aún así, mi corazón me hace estar en Blauw Wit a las cinco. Mi impaciente corazón que sólo piensa en el fútbol. Que sólo piensa en ganar, en ayudar a estos jugadores y a sus técnicos a ganar el Sábado a las dos y media y dar un golpe sobre la mesa para decir: Queremos ser campeones de liga.

Hora y media de sesión en la que trabajamos pases y devoluciones de primera con tiro a portería, ejercicio de dos contra dos en series cortas marcadas por el tiempo y finalizar con un partido a tres cuartos de campo. Eso es todo, eso es lo que necesitamos para ganar el Sábado, eso es lo que demuestra una vez la intensidad y las ganas de estos jugadores por conseguir cumplir un objetivo que no sé si entraba en sus planes a principios de temporada, pero que sí se que tienen al alcance de su mano, al alcance de esos tres importantes puntos que estoy completamente convencido de que vamos a sacar el Sábado. El equipo lo merece por como entrena, porque los está buscando y porque son los mejores... y aquí estoy yo, lejos de mi casa, para ser testigo de su victoria.

Kike Caba

30 APRIL 2015