azfutbol - Día a Día en el F.C. Heerenveen
marketing digitalapps para android

Día a Día en el F.C. Heerenveen

CHAPTER 68. SIXTY SEVEN DAYS IN FRISLAND. 21TH-APRIL-2015

Escrito por Kike Caba.

21-4-2015. AZ FUTBOL 3ce07foto: Kike Caba

CHAPTER 68. SIXTY SEVEN DAYS IN LEEUWARDEN. 21TH APRIL 2015

Nuevamente viendo amanecer temprano en Leeuwarden. Un día más, Emiel me recoge en Blauw Wit a las siete y media de la mañana para llevarme a Heerenveen. Hoy entrenan el primer equipo, el Sub-19 y el Sub-17 del S.C. Heerenveen.

LLegamos a las ocho y cuarto a la sala de los entrenadores y bajamos tras tomarnos un café a ver el entrenamiento del equipo Sub-19. Hoy hace un día magnífico de nuevo y el sol brilla en todo lo alto de Frisland, hace una temperatura ideal para entrenar que nos hace envidiar tanto a estos chavales como a sus técnicos. Hoy es un día para amar de nuevo el fútbol.

La sesión de hoy es corta, comienza a las nueve y tan sólo una hora en la que trabajan un calentamiento y  algo de pliometría y salidas en velocidad y trabajo excéntrico (veinticinco minutos) y luego treinta y cinco minutos de partidos de cinco minutos de duración anotando los tanteos, en espacios reducidos de cuatro contra cuatro, eso es todo en la mañana del equipo Sub-19.

Al terminar, volvemos a Heerenveen, donde vemos en el Estadio Abe Lenstra la sesión de recuperación de los jugadores lesionados y los que menos jugaron el Sábado. El gimnasio es enorme y desmontable para los Sábados dejar espacio libre para que todos disfruten en un gran bar / pub antes, durante y después del partido. Me llama la atención un par de ejercicios para trabajar brazos y espalda, de los que por supuesto tomo buena nota.

Antes de ello, vemos la salida de una carrera popular de los alumnos del Colegio Mayor junto al estadio Abe Lenstra: Carrera a pie, en patines y en silla de ruedas... todo ficticio. Son alumnos que corren en silla de ruedas para sentir lo mismo que sienten los que la tienen que utilizar de verdad y saber el esfuerzo real que hacen muchas personas por mejorar pese a todo...

Tras esto, al tener una hora libre, paseo por la pequeña ciudad de Heerenveen en busca del sol holandés y estirar un poco las piernas.

El equipo Sub-17 trabaja a las tres, hora a la que repite sesión el Sub-19. Los Sub-17 realizan una batería de tests. Los Sub-19 trabajan parecido a la mañana, también corta la sesión y prácticamente igual en contenido excepto la parte física.

Camino de vuelta a Heerenveen donde llegamos a las cinco y tenemos que esperar a las seis y media para participar del entrenamiento del primer equipo. Hoy hay algo especial también en Blauw Wit antes de nuestro entrenamiento: Nuestro amigo Douwe se examina para su Nivel de entrenador y utiliza para ello a sus jugadores. Hoy tiene la plantilla al completo, dieciocho jugadores que apoyan a su joven técnico. Todos pelean en el entrenamiento porque todo salga sobre ruedas. Antes de comenzar, el profesor que lo examina charla un rato conmigo en el banquillo interesándose por mi formación y mi trabajo en Blauw Wit. Quedamos en vernos otro día para seguir la conversación, ya que el examen comienza a las seis y media en punto.

Reunión con Kees y Dennis para explicarme lo que hay hoy preparado y a las siete y media saltamos a calentar en el campo de césped natural mientras Douwe finaliza su examen. No ha terminado aún nuestra parte física cuando Douwe se nos acerca y nos da la buena noticia de que ha aprobado el examen. Lo abrazamos para mostrarle nuestro apoyo y nos alegramos de corazón de su aprobado. ¡¡Bienvenido, Douwe!!.

Nuestra sesión finaliza a las nueve menos cuarto. Hoy ha sido un largo día y volvemos a casa a lomos de nuestra ya inseparable bici. Descansar hoy seguro que nos será más fácil con el trabajo hecho...

Kike Caba

21 de ABRIL de 2015

CHAPTER 67. SIXTY SIX DAYS IN LEEUWARDEN. 20TH- APRIL-2015

Escrito por Kike Caba.

20-4-2015. AZ FÚTBOL e84b1foto: Kike Caba

CAPÍTULO 67. SESENTA Y SEIS DÍAS EN LEEUWARDEN. 20 DE ABRIL DE 2015

Hoy de nuevo es un día especial en Leeuwarden. Todos lo son. Me gusta despertar temprano con el sol dando en mi cara a través de la ventana. El tiempo está cambiando y aquellos días de intenso frío casi son olvidados ya por mi mente. Hace frío, si, pero se lleva bien bajo un sol que nos muestra una ciudad más bonita aún.

Hoy me visto despacio. tengo aún tiempo para salir y ver el entrenamiento matinal del Cambuur. Me gusta ir y sentarme al sol mientras hablo con mis amigos holandeses en el pequeño pero coqueto estadio holandés. Aunque también he ido lloviendo y he pasado mucho frío viéndolos entrenar en Febrero y Marzo, incluso bajo la nieve, pero mi pasión por mejorar y por tratar de volver a ser profesional del fútbol puede más que el frío, el cansancio o la distancia de mi hogar. El tiempo que estoy allí, disfruto viendo las evoluciones de los jugadores y los entrenadores y además me relaciono y practico mi inglés con buena gente de fútbol. De mis amigos veteranos aprendo cada día en la grada y eso es realmente importante para mí. Ellos me preguntan sobre el entrenamiento, me explican cada ejercicio y lo que ellos creen que el Míster está trabajando e incluso me cuentan cómo se entrenaba antiguamente en Holanda. Todo ello hace que mi estancia aquí se vea enriquecida con las palabras de los viejos, las palabras de las que más se aprende, mucho más que en los libros...

Hoy el entrenamiento es táctico cien por cien, aunque no lo dirige Henk de Jong, sino uno de sus técnicos. Él se limita a observar desde el banquillo y tan sólo sale de él al finalizar el entrenamiento. Cosa extraña cuando participa incluso en los calentamientos otras veces. Miro hacia la grada y puedo observar como dos personas ataviadas con chándal de la Federación holandesa, miran el entrenamiento y toman anotaciones, sacando al final del entrenamiento un ordenador portátil y escribiendo en él. Pienso que es un examen para técnico lo que estaban haciendo en el terreno de juego, ya que aquí la manera de examinar es algo diferente que en España. Examinarse con un equipo profesional de primera división para técnico de fútbol es algo muy grande bajo mi forma de ver el fútbol. Me gusta ver como los jugadores trabajan y colaboran con su técnico si es así.

La sesión termina a las doce y media y empezó a las diez y media, por lo que es la más larga con diferencia que he visto durante todo el tiempo de estancia en Holanda.

Vuelta a casa a lomos de mi caballo de hierro y un pequeño descanso para estar al cien por cien esta tarde. No tengo entrenamiento planificado, pero sabiendo como soy de curioso y pesado, se que algo voy a hacer seguro.

Dicho y hecho. Hoy entrenan los pequeños de mis amigos Ben y Jaap y me involucro con ellos. Les ayudo en el calentamiento jugando con los niños con el balón y las caras de aprecio de los mismos no las cambio por nada en el mundo. Me gusta participar con ellos aunque no hablan muy bien en inglés, pero sus entrenadores me traducen y de paso aprovecho para decir algunas palabras, aunque no muchas, en holandés...

Una hora entrenando con ellos y un café con mi amigo Piet en la barra. Bromeamos sobre nuestra foto en mi facebook: Ya eres famoso en mi tierra, le digo, a lo que me contesta que quiere conocerla y que  irá seguro. Lo cierto es que ya son muchas las personas tanto en Leeuwarden como en Heerenveen que se han enamorado de mi Cádiz tan solo viendo la pasión que pongo cuando les hablo de mi ciudad y les enseño mis especiales fotos de Cádiz. Embajador sin cargo, sin sueldo, pero haciendo patria en Holanda. ¡¡Hay que echarle arte para explicar cómo es Cai en inglés...!!.

Otra novedad hoy es que el restaurante está parcialmente cerrado para la Federación holandesa de fútbol, que realiza un curso aquí. El ambiente hoy es diferente y observo unos minutos, aunque algo me despista y me gusta más que ver un curso en holandés. Tres de mis amigas, las jugadoras del equipo Maxime, Rhona y Michelle bajan para entrenar y me voy con ellas. Pienso que entrena todo el equipo, ya que mañana tienen partido, pero me explican que no, que hoy entrenan ellas solas porque quieren mejorar. Eso me llega dentro, es mi forma de ser la misma que la de ellas, siempre buscando mejorar, así que me ofrezco a entrenar con ellas y aceptan, allí estoy de nuevo en el campo entrenando hasta las nueve y cuarto de la noche. La puesta de sol en el campo mientras entrenamos es así más bonita...

Terminan rendidas y deben descansar para el partido de mañana, les pido que me dediquen la victoria y sonríen mirándose con complicidad: ¡¡Si!!. Siempre me gusta motivar para que piensen positivamente y la victoria esté un poquito más cerca. Nos despedimos y como tantas veces me he ofrecido para ayudar en los entrenamientos a todos, me preguntan si les ayudaría el Jueves. Claro que sí, les digo. Siempre y cuando no sea entre las seis y media y las nueve y cuarto, horas en las que estoy con mi equipo ayudándoles a afrontar con garantías el importantísimo partido del próximo Sábado ante el tercer clasificado. Ya tengo más que hacer para el Jueves.

Ya de vuelta, mi amigo Ben me pregunta si quiero una cerveza en su casa. Tiene cerveza española... uff, no puedo rechazar esa invitación y para allá me voy, tardo pocos minutos, ya que él vive muy próximo al complejo deportivo de Wiarda.

Casi dos horas más tarde salgo de su casa tras haber tenido una bonita conversación con esta bonita pareja. Mi inglés es más importante hablando con amigos como ellos y se lo agradezco una y mil veces. Me gusta charlas con ellos y tomar una cerveza relajados tras el entrenamiento.

Un día más se va en Leeuwarden. camino de casa doy gracias por la experiencia y por mis ganas de seguir aprendiendo de todos y de seguir ayudando a todos. Se que mi tiempo aquí no está perdido y quiero aprovechar cada segundo, aunque hoy ha sido un largo día y mañana tengo que madrugar y levantarme quizás antes que el propio sol, sobre las seis y cuarto de la mañana para irme con Emiel a Heerenveen. Duchita rápida, picar algo antes de acostarme y escribir estas pocas letras creo que me ayudarán a caer rendido y descansar esta noche...

Kike Caba

20 de ABRIL de 2015