azfutbol - Día a Día en el F.C. Heerenveen
marketing digitalapps para android

Día a Día en el F.C. Heerenveen

CHAPTER 85, BLAUW WIT´34,YOUR DAY. 9 MAY 2015

Escrito por Kike Caba.

9-5-2015. AZ FÚTBOL 2a625foto: Kike Caba

CHAPTER 85. MACH DAY, CHAMPIONS DAY. 9 MAY 2015

Y llega el día más importante de mi estancia en Leeuwarden. Son las siete y media de la mañana y el día se despierta junto a mí. Lo veo radiante, siempre positivo y tengo la certeza de que al final del día brillará el sol en mi corazón.

Son casi cuatro meses ya aquí, en Leeuwarden, en Frisia, en Holanda, lejos de mi casa y de los que me quieren y sufriendo como nadie la soledad de estar aquí, el olvido de los abrazos y los besos, pero todo tiene una recompensa y hoy estoy feliz por mi equipo, por mi trabajo, por mi sacrificio y esfuerzo, porque sé que lo dejado atrás merece la pena por la felicidad de conseguir el premio de estar en lo más alto de la clasificación y volver a casa habiendo puesto mi granito de arena para ello.

Hoy es un día importante, el más importante. Porque vuestro esfuerzo y constancia en los entrenamientos, el enfadaros cuando no jugáis pero el saber volver a entrenar con intensidad el día siguiente, el respeto hacia vuestros compañeros, hacia vuestros entrenadores, hacia mí, tienen hoy su reconocimiento.

Ha sido un trabajo difícil para mí, acercarme con timidez al principio, ayudar en todo lo necesario al equipo, en todo lo que Kees, Dennis, Koos, Wiepie, Patrick, Ronnie me han pedido. No se me caen los anillos y el idioma ha sido a veces un pequeño problema que he podido solventar gracias a mi paciencia y constancia y a vuestro apoyo, siempre a vuestro apoyo y respeto.

Por eso hoy os deseo lo mejor, que luchéis, que os esforcéis en cada balón, que cada centímetro en el fútbol cuenta, es importante, es vital. Hoy es el día que todos estábamos esperando, hoy es el día en que sobresaldréis por encima de los demás equipos, el día en el que todos dirán, ese es el Blauw Wit´34, ese es el equipo Campeón de liga este año, esta temporada 2014-2015.

Todos los momentos vividos en los entrenamientos, en las charlas tácticas, en nuestras reuniones post-partido tienen hoy un punto y seguido, el pasar a la historia del club como los jugadores que hicieron posible que el Blauw Wit´34 fuese campeón de liga en la temporada 2014-15. Todos podéis hacerlo hoy posible. Todos vais a hacerlo hoy posible; ese es vuestro reto, esa es vuestra apuesta hoy, ese es vuestro objetivo.

Desde mi humilde posición dentro del equipo voy a apoyaros hasta la extenuación antes y durante el partido para que tras el partido podáis decirme: si, Kike, somos Campeones, somos los mejores. Con mis palabras, mi pasión, mi entusiasmo os daré el empujón que necesitáis para volar solos, para surcar los aires y luchar en busca de un sueño, del sueño de un entrenador, Kees, del sueño de un cuerpo técnico, del sueño de unos jugadores, del sueño de un club, el Blauw Wit´34, de mi sueño...

Hoy vamos a conseguir nuestro objetivo, hoy vais a pasar a la historia, hoy brindaremos por nosotros, hoy seremos CAMPEONES.

Kike Caba

9 MAY 2015

CHAPTER 83. EIGHTY TWO DAYS IN LEEUWARDEN. 7 MAY 2015

Escrito por Kike Caba.

7-5-2015. AZ FÚTBOL 8118dfoto: Kike Caba

CHAPTER 83. EIGHTY TWO DAYS IN LEEUWARDEN. 7 MAY 2015

El tiempo se va acabando y trato de aprovecharlo al máximo, de disfrutarlo, de vivir cada segundo como si fuese el último. Hoy tengo Campus con la Academia Panenka desde las ocho y media de la mañana hasta las cuatro de la tarde y luego, entrenamiento con mi equipo a partir de las seis y media y hasta las once de la noche, reunión y charla incluidas. Largo pero ilusionante día por delante.

Llego al Campus el primero, como siempre me gusta hacer por lo que pueda pasar. A las ocho y media comienza a llegar el resto del personal para comenzar a organizar todo y que los niños disfruten. Hoy seremos alrededor de diez entrenadores los que trabajaremos con los niños. Cuarenta y cinco niños pertenecientes a la Academia Panenka se han inscrito al Campus. Aprovechan que están en una semana en la que no tienen colegio y la usan para hacer lo que más les gusta: jugar con sus amigos.

Ya todos me conocen y me saludan cuando van llegando. Hay algunos especiales, como Arvin, un chico al que le apasiona el fútbol y que además siente pasión por lo que escribo y Bas, el pequeño boxeador inquieto y vivo al que le gusta todo lo que suene a deporte. Dos chicos sin duda muy especiales y que se han sabido ganar mi respeto y amistad para siempre.

Nos reunimos en la sala de los entrenadores y se reparten los trabajos y las responsabilidades, todo está perfectamente organizado hoy por Robbin, uno de mis jugadores del primer equipo, que se ha prestado para ello al tener tiempo libre para ello.

El Campus da comienzo a las diez con una puntualidad inglesa. Se organizan grupos y cada uno realiza una actividad diferente. Se divierten, ríen y compiten, el día acompaña y, aunque nublado al principio, sale el sol para los niños.

Descanso para hidratarse con bebidas isotónicas a las once y cuarto. Todos suben poco a poco hacia la grada y beben su vaso sabedores de la importancia de reponer líquidos durante el ejercicio.

Continuamos con juegos alternativos pero siempre relacionados o trasladados al fútbol. Juegos super interesantes y que nos gusta ver adaptados al fútbol.

Parada a las doce y media para comer. Todos se sientan cada grupo en su mesa y van levantándose con educación grupo por grupo a coger sus sandwiches. Sin alboroto, sin prisa a pesar de la corta edad de los niños. Todo se hace aquí con suma educación. Una hora más tarde, vuelta al trabajo, vuelta a jugar y competir, reír y disfrutar, aprender y dar ejemplo de buen comportamiento.

Aprovecho para repartir Tarjetas verdes entre los pequeños y promocionar el Juego limpio como siempre hago, aunque aquí el Fairplay es diferente, está más arraigado y todos respetan a sus compañeros y rivales.

Todo termina entre risas a las cuatro de la tarde, cuando los padres acuden a recogerlos. Magnífica experiencia en el Campus de la que guardaremos un bonito recuerdo.

Vuelta a casa con la bici y rápida pasada por los supermercados de la ciudad para buscar los ingredientes necesarios para nuestra comida del Domingo. Hemos invitado a comer en casa a algunos amigos, a aquellos que desde el primer día han estado con nosotros. No podemos pasar por Holanda sin antes despedirnos de nuestros amigos, de personas que han dejado huella en nuestros corazones y a las que recordaremos siempre. Son muchos más de los que hemos podido invitar, pero nuestra economía ya está bastante mermada, apenas nos queda nada y el apartamento se queda pequeño para acoger a tantos amigos como vamos a dejar aquí en Leeuwarden dentro de tan sólo dos semanas. Hacemos lo que podemos estirando y aprovechando nuestros recursos. Creo que la intención es lo que cuenta y vamos a preparar una paella, ensaladilla rusa, tortilla de patatas, queso curado y caña de lomo y sangría... todo made in España aunque adaptándonos a lo que hemos podido conseguir aquí. Estoy seguro de que todos disfrutaremos de un buen día y reiremos, aunque en el fondo, yo estaré triste porque me huele ya a despedida...

Con nuestros demás amigos quedaremos para hacer una fiesta todos juntos en Blauw Wit. Douwe nos comentó que la haríamos entre todos y allí estaremos para brindar con ellos por el futuro y la amistad de todos para siempre.

Casi sin tiempo para volver, llego a Blauw Wit de nuevo. A los pocos minutos llegan Kees y Dennis, mis entrenadores, mis compañeros, mis amigos. Pedimos un café y nos sentamos a la mesa a planificar la sesión y preparar el importante partido del próximo Sábado. Jugamos a las dos y media a unos cuarenta minutos de Leeuwarden. Último partido de liga, nos basta con empatar pero yo siempre insisto en ir a por los tres puntos. Estoy convencido de que así va a ser y de que nos traeremos a casa de vuelta los tres puntos y el Campeonato de liga.

Hoy me pregunta si quiero trabajar de manera especial con los delanteros, lo más importante del equipo para este partido sin menospreciar a los demás si queremos ir a por los tres puntos. De manera automática le digo que claro que sí, que es para mí un honor trabajar con ellos. Acto seguido me comenta cómo juega el equipo rival en defensa y en ataque y preparo un ejercicio con los delanteros para contrarrestar su forma de juego y buscar sorprender al contrario. Hablamos sobre la mejor manera de jugar para sorprenderlos, ya que estarán animados por ganar al líder y tras dejarlo todo preparado, bajamos al campo hoy de césped natural para preparar allí el partido, que se juega en un campo de césped natural pero que suele estar largo y en malas condiciones. Trabajo con cuatro delanteros y un portero: Robbin, el rápido y técnico rubio y más joven del equipo, Jeton, serio y  veterano del equipo, Joni, el moreno serio y siempre concentrado y Danny, el espigado pelirrojo que siente el fútbol en sus venas. De portero, Dennis, el portero titular del equipo, buena persona y trabajador como él solo.

El ejercicio sale a la perfección. Antes de empezar les explico cómo me gusta trabajar y el porqué. Todos asienten y entienden el ejercicio a la perfección, a pesar de su complejidad. Son profesionales y trabajan con intensidad. Como siempre, les transmito mi pasión y así se los hago saber en cada acción. El trabajo sale perfecto y la sonrisa de Kees tras el entrenamiento me lo dice todo. Los jugadores sudan y sufren disfrutando y aprendiendo, dándome y recibiendo. Cada día que pasa estoy más orgulloso y seguro de mi trabajo y de mi nivel de inglés. Tan sólo me faltaría una cosa para que todo fuese perfecto. Firmar aquí un contrato por una temporada completa para que mi inglés fuera total y mi holandés un poquito trabajado también. Lo intento hablando con mis amigos y tal vez haya una posibilidad de volver para tomar las riendas de un equipo. Soñar es gratis y en eso soy especialista.

Tras el entrenamiento y la ducha, reunión como cada Jueves en la sala de los entrenadores y charla con los jugadores para hablar sobre el partido. Todo queda claro y definido para el importante partido del Sábado. El día en que el Blauw Wit será Campeón de liga.

Tomar algo tras la reunión es aquí algo obligado. Nos relacionamos, hablamos sobre fútbol y discutimos sobre ello si es necesario, pero ya en un ambiente más distendido y social. Aquí no hay prisas por marcharse, lo más importante es crear ambiente de equipo y eso ayuda a este club a ser un poquito más grande.

Tanto Kees como los delanteros me hablan sobre mi entrenamiento de hoy y me felicitan. Hoy salgo contento de nuevo de Blauw Wit, reforzado por el feedback que mis amigos me dan sobre mi trabajo, hoy soy un poquito más feliz, aunque... sabedor de lo poquito que ya me queda de trabajo aquí. Una cosa es segura: parte de mi pasión por el fútbol se quedará en todos y cada uno de mis jugadores y técnicos, parte de mi pasión por el fútbol será la fuerza que necesitan el Sábado para conseguir algo por lo que han luchado durante toda la temporada. Allí estaré esforzándome por darles mi aliento, mi confianza y mi experiencia para ganar el partido más importante de nuestras vidas.

Kike Caba

7 MAY 2015